Decora tu salón para que parezca que hay más luz

Decora tu salón para que parezca que hay más luz

Como posiblemente ya sabes, la presencia de luz natural es uno de los básicos en toda vivienda. Y el salón, una de las estancias más concurridas de nuestro hogar, aquel espacio donde descansamos, charlamos, vemos una película o leemos, ganará mucho si logramos que la luz natural penetre en él con facilidad. 

La ausencia de luz natural en los salones puede explicarse, normalmente, por una de estas tres causas: ventanas muy pequeñas, salón orientado hacia el norte o salón orientado hacia un patio interior. Estos tres factores suelen ser los más habituales cuando hablamos de salones con poca luz solar.

Por suerte, identificar las causas es el primer paso en el camino hacia el remedio. Después, el movimiento siguiente tendrá que ver con ponerse en marcha para arreglar el problema, así que en este post vamos a darte una serie de ideas de decoración y trucos sencillos para lograr que tu salón se vea más cálido, acogedor y luminoso.

 

Ventanas despejadas y cerramientos: todo beneficios

 

Un espacio desahogado, con menos muebles, no solo aparentará ser más grande, sino que también dejará pasar mejor la luz solar. Un error habitual en el diseño de los salones ocurre cuando colocamos el sofá muy próximo a la ventana principal. Esto hará que la iluminación de nuestra estancia empeore notablemente. Para solucionarlo, te recomendamos que sitúes el sofá o bien frente a la ventana o bien a los lados de ésta, pero nunca delante. 

También puede suceder que tu salón tenga frente a sí un jardín muy tupido, demasiado tupido, quizá. Si te sientes identificado con este problema debes saber que siempre puedes pedirle al ayuntamiento de tu localidad o a tu comunidad de vecinos que pode los árboles que impiden la entrada de luz solar hacia tu casa.

Otra alternativa bastante común en los hogares es el del cerramiento de la terraza. Incorporando la terraza al salón ganarás una destacada cantidad de metros, y si la reforma incluye un cerramiento acristalado o con grandes ventanales lograrás un salón mucho más abierto y luminoso. 

 

Los colores importan, y también las cortinas

 

Si quieres diseñar un salón bien iluminado entonces el blanco deberá ser tu color estrella. Los colores claros son los que mejor reflejan a luz, por lo que son ideales para salones con escasa luminosidad. Y si el blanco no te convence demasiado siempre existen otras opciones: puedes probar con el beige, los tonos crema o los elegantes grises claros (rehúye los rojos, los negros, y los verdes y azules oscuros). 

En cuanto a las cortinas, será fundamental que emplees texturas ligeras y claras, estructuras que dejen pasar bien la luz. Si colocas cortinas muy gruesas u oscuras la luz no podrá entrar en tu salón y la habitación quedará fría y ensombrecida. Ah, ¡y no te olvides de abrir las cortinas durante el día!

 

Espacios abiertos y cuida los detalles de tu salón

 

En ocasiones, y por mucho que uno le ponga empeño, resulta imposible abrir el salón a más luz por la zona de las ventanas. Si te encuentras en esta encrucijada, no te alarmes, por suerte aún existen alternativas. Una posibilidad estará en abrir tu salón a otros espacios de la casa mejor iluminados. ¿Cómo hacerlo? Sencillo: instalando puertas acristaladas o haciendo que otras estancias se comuniquen con el salón de modo más fluido. Ten en cuenta que el objetivo es que la luz circule con la mayor facilidad posible. 

Por suerte, existen muchos trucos muy asequibles que son a la vez muy efectivos. Por ejemplo, coloca un espejo grande en el salón. Este gesto a priori tan elemental aumentará una barbaridad la iluminación de la estancia. También puedes probar a emplear muebles ligeros, compuestos de vidrio y maderas claras. Otro detalle interesante son los adornos metálicos, que llenarán tu salón de reflejos sugerentes y llamativos.

Para finalizar, preocúpate por el color del suelo. Los tonos claros son los que mejor dotarán de luz al espacio. Pero si no quieres cambiar tu suelo oscuro por otro más luminoso, siempre tendrás una posibilidad más sencilla y económica: dispón alfombras de colores claros a lo largo de los diferentes espacios.

Y eso es todo. Ahora te toca a ti. ¡Atrévete a conseguir un salón que llame la atención por su gran cantidad de luz natural! 

 

Regresar al blog