Cómo adaptar la decoración del hogar según la estación del año

Cómo adaptar la decoración del hogar según la estación del año

365 días y 4 estaciones. Invierno, primavera, verano y otoño. Así transcurre cada año, invariable. Para que adaptes tu hogar a cada temporada hemos preparado un artículo sobre decoración en el que te explicaremos cómo arreglar tu casa según el periodo del año en el que nos encontremos.

No es un capricho que los años se dividan en cuatro fracciones distinguibles. El otoño se distingue de la primavera porque los días del primero son cada vez más cortos, porque las temperaturas comienzan a bajar y no a subir, porque las hojas se desprenden, amarillas y marrones, de los árboles que las sujetaron con firmeza semanas antes.

Como no es igual el estilo de vida que llevamos en febrero al que desarrollamos en agosto, nuestro hogar también deberá adaptarse a esos cambios.  La estación influenciará en nuestra casa y en cómo nos comportamos dentro y fuera de ella.

Decoración del hogar en Otoño

El otoño es el inicio de los fríos y las lluvias. Los colores cálidos y terrosos —como el naranja, el marrón o el rojo— son los que mejor le vienen a esta estación. Utilizar iluminación tenue y no demasiado intensa les aportará a nuestras estancias un toque agradable y cálido. También puedes emplear muebles rústicos para otorgar al ambiente una sensación acogedora y vintage, como si habitaras en una vivienda de los años 50 o una casa remota y perdida en medio del campo. 

Asimismo, aprovechando que el otoño es el periodo de las calabazas, puedes utilizar esta fruta (sorprendente pero sí, la calabaza es una fruta) para decorar las estancias, especialmente las habitaciones infantiles. A los niños les encantará hacer manualidades con estos peculiares alimentos naranjas. Eso sí, deberán realizar la actividad siempre bajo la supervisión de un adulto.  

Decoración del hogar en Invierno

La entrada del invierno está siempre dirigida por una temática clara: la Navidad. Este es el periodo de las compras y las tiendas, los espumillones, los roscones, los belenes y los abetos decorados con bolas, estrellas y adornos de colores. 

Pero hay invierno más allá de la Navidad. En esta estación pasamos mucho más tiempo en el interior de casa que en primavera o en verano, así que la decoración deberá variar. En el periodo invernal puedes generar un entorno más recargado, con cojines, mantas y alfombras. Eso sí, asegúrate elegir bien las texturas de estos objetos, pues son los que te abrigarán en los días de frío y lluvias. Piensa en una tarde de domingo invernal, de esas de película y sofá, ¿a que no te gustaría taparte con una manta áspera, incómoda y que apenas te cubra?

También es recomendable utilizar colores cálidos y muebles más rústicos y pesados, creando así un ambiente acogedor que nos haga sentir resguardados. Y si tienes una estufa o chimenea, puede ser divertido que organices la decoración del espacio alrededor de estas fuentes de calor tan vistosas y agradables.

Decoración del hogar en Primavera

La primavera es sinónimo de alegría, de sol y de flores. Aunque también, siendo honestos, es tiempo de lluvias y alergias y estornudos. Aprovecha este periodo para abrir bien las ventanas de tu casa, logrando un espacio más ventilado e iluminado. Y procura aprovechar la luz solar al máximo, es decir, enfatiza los espacios donde más llega la luz solar. 

Puedes emplear la primavera para cambiar las cortinas. En invierno, las cortinas idóneas serán las pesadas y gruesas, pero para la primavera encajan cortinas más livianas, a través de las cuales pueda penetrar la luz con mayor facilidad. 

Otro elemento habitual de la primavera son las flores. Si puedes, utilízalas para decorar tu casa. El color y el olor que éstas incorporarán a tu hogar te ayudará a sobrellevar los días con mayor optimismo y alegría. 

Decoración del hogar en Verano

Debido a las altas temperaturas, el verano puede ser en ocasiones una estación algo complicada e incómoda. Por eso te recomendamos que, si posees un jardín o terraza, decores estos espacios para hacerlos habitables y cómodos. Las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde son ideales para pasarlas en estos lugares. 

Para el interior de casa utiliza colores claros y frescos. Buscamos liviandad en el ambiente. Retira las alfombras y las cortinas pesadas, y utiliza materiales como el vidrio, que son tendencia y le darán a tu hogar un toque moderno. 

Puedes, también, ir variando las fundas de los sillones según la época del año. De este modo, en verano podemos buscar telas ligeras y frescas como el lino, el algodón o las sedas. 

Regresar al blog